domingo, 1 de junio de 2014

Crítica A La Clase De Filosofía

Bueno, pues ya estamos nuevamente llegando a la recta final de este curso. Sin darnos cuenta, ya hemos pasado un año más en el instituto, y uno menos que queda. Este año era el primero en el que dábamos clase de Filosofía, asignatura un poco distinta de la que experimentamos el año pasado con Ética. Ahora que ya nos hemos introducido en ella, creo que es hora de hacer una crítica sobre ella.

En mi opinión, las clases como ya sabía del anterior curso son entretenidas a la par que constructivas. Además este año el temario ha sido muy variado ya que hemos tenido temas desde psicología a política filosófica, pasando por la filosofía pura. Estos temas han sido más cortos pero con un contenido superior. No sería necesario resaltar que el nivel de dificultad ha aumentado por lo que la comprensión ha sido más difícil. Pero con los ejemplos que da con elementos cotidianos de un estudiante de 1º Bachiller como “Los Simpson” o “La que se avecina” es bastante más fácil de hacerse una idea de lo que te está explicando.

A parte de estos ejemplos ya mencionados, a medida que los temas van avanzando y aparecen personajes conocidos, el profesor cuenta historias o anécdotas originales de ellos que nunca viene mal saber y aumenta un poco nuestra “cultura”. También, la asignatura consta de lecturas obligatorias (unas más interesantes que otras) que tienen que ver con el temario. Por último, está bastante bien la gran cantidad de exámenes ya que permite la posibilidad de un fallo sin que baje mucho la nota.


En conclusión, ha sido un año aprovechable donde hemos aprendido bastante. Me gustaría ya que tenemos la misma asignatura al año que viene, que me tocara el mismo profesor, ya que se cómo funcionan sus métodos y me gustan sus clases.

sábado, 17 de mayo de 2014

Elecciones Europeas

Cinco años después, volvemos a estar ante unas elecciones europeas, y se supone que es el momento de que los ciudadanos ejerzan su derecho a voto y puedan elegir a sus representantes votando a los “eurodiputados”. Que como pasa en nuestro país no tienen libertad, sino que están condicionados por su grupo político al que pertenecen.

 Aunque, la presentación de los candidatos está reservada a los partidos políticos nacionales, los partidos de distintos estados, pero con la misma ideología política, suelen unirse y formar partidos políticos a escala europea. Los “eurodiputados” son los diputados del Parlamento Europeo. Pero, ¿Está la gente concienciada de que son estas elecciones y para qué sirven? ¿Realmente los diputados españoles marcan alguna pauta en Europa?

En general, a lo largo de estos últimos años a medida que la crisis en nuestro país iba avanzando, nuestra influencia en Europa iba disminuyendo, y por consiguiente, la fuerza y poder de nuestros eurodiputados es nulo.

Se supone que la función principal del voto es que nuestra elección nos represente, sin embargo, la gente ha perdido la credibilidad de ese estamento ya que en España, las ordenes y las leyes vienen mandadas de fuera, de las potencias de Europa. No mandamos ni en nuestro país, como para influir algo en Europa. Creo que este ha sido uno de los factores principales para que el nivel de participación haya bajado y para que en estas elecciones mucha gente no vote.

Por el contrario, pienso que con eso no arreglamos nada, tenemos que ejercer nuestro derecho, aunque no sirva para mucho. Es muy fácil quejarse de lo que tenemos, pero si no se vota, uno no puede quejarse. Por eso creo que la gente que puede votar (yo me excluyo) debería hacerlo.

sábado, 22 de marzo de 2014

¿Qué Interés Tenemos?

Los estudiantes han ido desarrollando una nueva mentalidad de generación en generación a medida que la sociedad ha ido evolucionando.

 En estos días, tenemos un alumnado que se sitúa en una mentalidad muy extremista pero con un interés común. Por un lado tenemos a los que desde un principio abandonan sus estudios, los cuales no muestran ningún interés ya que piensan que no les va a servir de nada en la vida, ni si quiera para obtener un trabajo que les proporcione una vida digna, es más, es que esa idea  si se la plantean más de un segundo, no les preocupa su futuro. Por otro lado, debido a la gran conciencia provocada por la crisis de que si no estudias no obtendrás trabajo, tenemos a los alumnos que sí que estudian. Sin embargo, no es que tengan mucho interés en general, obviamente muestran más interés por unas asignaturas y temas que por otras, pero el fin de estudiar es para poder vivir. Hemos perdido esa esencia anterior, cuando el estudiar no era una obligación de vida, sino que suponía una ventaja, esa sociedad donde la gente con cultura, con buena educación era considerada de lo mejor.

Ahora parece ser que este mal visto interesarse por algo más que no sea las chorradas y tonterías que echan en la tele como “Sálvame” y diversos programas de las mismas características. Incluso leer se ha convertido ya en una actividad casual. Nos hemos convertido en una sociedad “analfabeta”, en el sentido que nos da igual saber o no algo.

Aunque no todo en lo que hemos “avanzado” es perjudicial, creo que lo mejor que hemos hecho ha sido interesarnos por otros idiomas. Hemos avanzado mucho en ese sentido, ya no pensamos que los otros idiomas no valgan para nada, ahora nos hemos globalizado con la incursión del inglés en todo el mundo. Además creo que las clases prácticas ayudarían bastante a fundar un interés mayor, ya que a la gente joven la gusta descubrir y explorar.


En conclusión, creo que tenemos que cambiar esta mentalidad de ahora, no solo es divertido la televisión, la consola, etc. La cultura, el saber y nuestro interés al aprendizaje nos llevaría a ser mejores personas incluso más felices. ¿Por qué no podemos “tweetear” cultura”?

sábado, 8 de marzo de 2014

El Ser Humano: Cuerpo o Alma

A lo largo de la historia uno de los mayores problemas ha sido el problema “cuerpo-alma”. Muchos se han preguntado y siguen preguntándose si el ser humano es cuerpo o si tiene también alma. Existen dos posturas que defienden ideas opuestas (dualismo y monismo). Sin embargo, a pesar de la insistencia, aún no se ha podido conseguir una repuesta definitiva.

Es cierto que esta pregunta está ligada al concepto de la inmortalidad y al deseo de trascendencia. En el pasado donde la religión estaba mucho más presente en nuestras vidas y era quien regía la vida, el ser humano tenía una idea de dualismo, tenía la creencia de que existiera un ser superior, la esperanza de que al final de la vida el cuerpo muriera, pero el alma, inmaterial, persistiría en algún lugar. Ese alma, el cual te define, sería inmortal.

Sin embargo, en estos días en los que la religión ha perdido fuerza, y sobre todo que la ciencia ha avanzado muchísimo, esa idea ha perdido fuerza. Ya no existe esa necesidad de persistir después de la muerte, sino de disfrutar del presente, de la vida que tenemos. Por eso creo que el ser humano solo es cuerpo. El cerebro es quien nos define, define nuestra personalidad. Además está más comprobado, la neurología ha demostrado que el cerebro manda al cuerpo y hace que reaccione ante los estímulos. Un claro ejemplo es cuando se sufre una enfermedad en el cerebro, nuestro comportamiento y personalidad se puede ver afectada. A parte, no existe ninguna prueba de la existencia del alma, ya que si existiera, no se podría percibir con nuestros sentidos y tampoco saber si tiene alguna función.

Por lo tanto, en conclusión, para mí el ser humano es solo cuerpo, el cerebro es causante de nuestra persona, pero solo es una suposición ya que es imposible de demostrar ce forma certera una u otra idea.Es más, esto nos conduce al principio de todos los pensamientos, la existencia de dios.

Creo que esta cuestión es necesaria para el ser humano y que perdurará a lo largo de la historia.

domingo, 9 de febrero de 2014

Una Clase Efectiva

Esta es una de las preguntas más frecuentes y a la cual no se tiene una respuesta clara. ¿Cómo debe dar la clase un profesor para que sea efectiva? Bueno pues en esta ocasión vamos a intentar dar una respuesta aproximada según mi punto de vista.

Nada más entrar en la clase, el profesor debe dar un estímulo llamativo a sus alumnos para que cambien su conducta de relajación, y sepan que es hora de dar clase y atender. A continuación, el profesor procederá a la corrección de los ejercicios mandados de deberes, sacando a voluntarios que se ganaran una buena nota de clase si los tienen, y a la gente que no los tenga, una mala nota (conductismo operante). Además, así la gente que no los ha hecho vería que el comportamiento de los otros es más beneficioso e imitarían este comportamiento, con el resultado de que todos empezarían a hacer los deberes (observacional por modelos).

Una vez corregidas las actividades, se procedería a hacer un breve resumen del temario visto anteriormente para activar los esquemas cognitivos de los alumnos y para concretar los inclusores. Posteriormente, se daría un nuevo tema, el profesor explica el tema (conductismo receptivo) y pone diversos ejemplos para que los alumnos lo entiendan perfectamente (constructivo significativo). Próximamente, el profesor mandaría unos ejercicios para ver si lo han entendido bien y saben hacerlo (constructivo por descubrimiento), pasado unos minutos el profesor los corregiría, y si hubiese dudas volvería a hacer un ejercicio similar (constructivo repetitivo) ya que no todos los alumnos tienen la misma inteligencia en todos los campos, y a unos les cuesta unas cosas más que a otros.


Por último, también influye el carácter y personalidad del profesor. Que el profesor haga las clases interesantes y sobre todo motivadoras para su alumnado (inteligencia interpersonal) hará que tengan ganas de ir y portarse bien, contagiando ese comportamiento a los alumnos más rebeldes (observacional indiferenciado). Esto no excluye el hecho de que el profesor deba exigir a sus alumnos, y sobre todo respeto hacia él.

sábado, 30 de noviembre de 2013

¿Para Qué Estudio?

Esta es una de las preguntas más frecuentes que todos los estudiantes nos hacemos, sobre todo los estudiantes más jóvenes que estamos en el instituto. El estudio exige esfuerzo, un trabajo constante todos los días, incluso la mayoría de las veces cuando no tenemos ganas. ¿Cómo se explica que muchos estudiantes estudiamos por voluntad propia? La respuesta es muy simple: porque tenemos diversos motivos.

Primeramente me gustaría explicar mis motivos. En mi opinión, creo que estudio porque en los tiempos que corren ahora es muy difícil ser algo en esta vida sin haber estudiado antes. Además, en este momento estudio para satisfacer a mis padres, que son los que siempre se han preocupado de mi educación, a mis profesores, e incluso a mí que me siento realizado y satisfecho de mí mismo.

Por otro lado, estoy estudiando y quiero seguir estudiando para prepararme para una profesión que me realice. Poder ser útil para hacer algo específico que me diferencie de la mayoría y por lo tanto, ser más útil a los demás.

Además, ahora mismo estoy haciendo un estudio académico, porque estudio para aprobar un examen, de esta forma se aprende menos porque lo aprendes para el examen y después se queda en un segundo plano que se recupera o se olvida en un futuro. Sin embargo, probablemente en la universidad tenga un estudio práctico, ya que no aprenderé cosas para aprobar un examen, sino que aprenderé cosas pensando como las voy a aplicar en una situación real.


En conclusión, estudiamos porque es lo que nuestros padres han hecho, y porque para obtener una profesión decente hay que hacerlo. Yo creo que también estudiamos cosas que nos interesan, unas más y otras menos.

Relación: Pensamiento-Felicidad

Una vez más, volvemos a tratar el tema de la felicidad. En una de las anteriores entradas, llegamos a la conclusión de que la felicidad es un estado mental que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada y que existiendo o no la felicidad absoluta, no debemos buscarla, sino disfrutar y llegaremos a estar cerca de esa felicidad.

Sin embargo, en esta ocasión vamos a tratar el tema que relaciona a la felicidad con el pensamiento. ¿Eres más feliz si tienes pensamiento racional? o por el contrario ¿El pensamiento mítico me hará más feliz?

Lo que está claro es que con ambos pensamientos hay gente feliz y gente no tan feliz. En primer lugar, el pensamiento racional pretende explicar la realidad mediante argumentos y justificándolos, es decir, reflexionando. Esto hace que, probablemente, tengan más complicaciones y problemas que solucionar, pero para eso pensamos para solucionar y conocer el porqué de las cosas, y con esto claramente obtenemos felicidad.

Aunque por otro lado, el pensamiento mítico también explica la realidad pero de una forma muy distinta. Mediante explicaciones trascendentes y sin ninguna reflexión previa. Con este pensamiento, habrá menos quebraderos de cabeza ya que algo es como es porque un ser sobrenatural lo ha hecho. Por lo tanto también se obtiene la felicidad.

Es decir, ambos pensamientos te hacen feliz. Entonces, ¿Quién es más feliz?

Me gustaría añadir, que la persona que no tiene preocupaciones, que no le importa nada, que no piensa, esa persona es más feliz que el resto, ya que necesita mucho menos para serlo. Por lo tanto, el pensar no es la forma más fácil de ser feliz, pero si la más eficaz e intensa.